22.2.08

Enciclopedia Poética



La Destinera

Inicia con un papel la hélice,
y con mil flores ella devuelve.
La cubre un sombrero enorme,
como de perlas y de ójice.*

Pero nada resuelve ella.
Trotando por suelos tristes.
Por que de nada le sirve
criarse de cielos grises.

Muy feroz y asi valiente
ilumina a un pueblo triste.
no por melosa ni flaca
sino de puro despiste.

Gracias al cielo por reafirmar
el don de vuelo me acaba de dar.
Y acabo por comprender,
que del destino ella puede ser.

1 comment:

Peco said...

me regalas uno para mi cumple?

el año pasado tuve una mini fotoplastilinica!!!!!